Apurando el verano

¿Qué tal las vacaciones? ¿Y el verano? En mi caso, no me puedo quejar. Tranquilo, pero más largo de lo habitual, ya que lo he estirado hasta bien entrado septiembre como estáis comprobando. Ni soy millonario, ni me ha tocado la lotería. Solo ha habido cambios en una parte de mi vida laboral y decidí tomarme unas amplias vacaciones.

No ha sido un verano de grandes viajes. Me encanta viajar, pero no hace falta trasladarse al otro extremo del planeta para disfrutar estos meses. Este verano ha sido para disfrutar de las pequeñas cosas, de los amigos y la familia.

Los que me conocen personalmente saben que mi pequeño paraíso se encuentra en La Antilla (Huelva). Aunque cueste creerlo, he retomado el gimnasio; he visto atardecer y amanecer más de un día; y he tenido días de chiringuito que se han alargado tanto que se han convertido en noches en Beach Club… Me encanta salir, lo reconozco, pero también pasear y pensar en el nuevo curso. Llega cargado de cambios… Entre ellos, en el blog…

Pero también ha habido visitas a Cádiz, Portugal o Marbella. Anoten: Festival Starlite. Un auditorio construido en una antigua cantera, que acoge conciertos de estrellas internacionales y que, además, se ha convertido en uno de los puntos de moda de la noche marbellí. Puerto Banús y Finca Besaya, también son imprescindibles. Pero Marbella es mucho más. Es tiempo con amig@s que se han convertido en mi familia; risas y caminatas por el casco antiguo; copas tranquilas que acaban más allá de las seis de la mañana sin saber cómo…

Ha sido un verano en el que soltar lastre, estrés y ansiedad acumulados durante años. Vuelvo con ganas e ilusión por las mil anécdotas y proyectos que seguro que me esperan a la vuelta de la esquina. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

¡Hasta pronto!

Deja un comentario