¡Color, más color!

¡Buenos días! ¿Qué tal esas vacaciones? Espero que muy, muy bien. Yo las he aprovechado al máximo para trabajar en el blog, que ha cambiado de imagen por completo, y en otros proyectos. También he desconectado y descansado, por eso no he pasado por aquí. La lluvia no da tregua, pero la primavera ¡¡ha llegado por fin!! Es una de mis estaciones preferidas, para qué voy a negarlo.

Los días se hacen más largos y luminosos, los abrigos desaparecen poco a poco y dejan paso a tejidos como el lino y el color regresa nuevamente a las calles. Las flores van llenando ya los jardines y… el vestuario de ellas. El estampado floral es un clásico de estas fechas, que se renueva año tras año, tomando la delantera al print animal o al camuflaje, que se seguirán llevando.

Pero lo que más me gusta de estos meses es el color: azul, rojo, rosa y esmeralda, sin despreciar el verde menta, tendencia, como el pasado verano, ni el turquesa, que despliega sus alas por complementos, calzado, jerseys y chaquetas. Con blanco, la combinación es espectacular, sobre todo para realzar aún más el bronceado, que dentro de poco llegará a nuestra piel.

Lo mismo ocurre con el amarillo, muy desprestigiado por sus connotaciones negativas (considerados en distintos sectores como el color de la mala suerte), pero que resulta muy elegante para las largas tardes-noches de estos meses.

Deja un comentario


Latest comments