Cuidando cuerpo y mente

Recordaré 2015 como el año en el que dejé atrás una etapa profesional que ha durado más de una década. Pero también por haber tenido la suerte de empezar a cambiar estrés y ansiedad por tranquilidad, por centrarme aún más en mi faceta como personal shopper y blogger, y aprender a cuidar cuerpo y mente.

Está siendo un año de modificaciones (nueva imagen del blog); de estudio (hay que reciclarse); y de aprendizaje mental y físico. Desde mayo asisto con regularidad a sesiones de Reiki, relajación y meditación. Y hace poco que he retomado el deporte: gimnasio… Y algo más.

Me he puesto en manos de Ángel Prado, Javier Gallinato (licenciados en Educación Física) y Alfonso Benítez (fisioterapeta). Junto a Alexandra González (nutricionista), forman el equipo técnico encargado de coordinar los entrenamientos con electroestimulación que ofrece el centro Body Perfect (Paseo Colón, 5) para ayudar a perder peso, a la vez que se fortalece y tonifica.

Conocí esta técnica hace un par de años gracias a una amiga. Pero no había tenido la posibilidad de ponerla en práctica, por problemas de horario. En 20 minutos ejercitas todo el cuerpo: pecho, hombros, piernas, brazos, abdomen… De gimnasia pasiva como la denominan algunos, nada. Se suda la camiseta y mucho, porque en ese tiempo no paras: cardio, abdominales, pesas…

Precauciones

Hay situaciones en las que estos entrenamientos están contraindicados o deben realizarse con precaución: marcapasos, hernias, epilepsia… Si no es así, solo hay que pasar por vestuario, colocarse el chaleco Xbody Sistem, al que van conectados los electrodos que estimulan cada zona y empezar. Se puede modificar la profundidad del estímulo, la longitud de la onda… Al finalizar, relajación y a la ducha.

Deben transcurrir 48 horas entre una sesión y otra y es aconsejable combinar este tipo de entrenamientos con más deporte. No es un sustituto de la actividad deportiva como se puede pensar. Los primeros días las agujetas aparecen sin invitación. De momento, voy por mi cuarta sesión (dos por semanas) y mis objetivos son espalda, brazos y abdomen, lo más, más, más difícil que había. Asi soy yo. Por eso os dejo ¡¡tengo que ir al gimnasio!!

¡Hasta pronto!

Deja un comentario