Décimo aniversario en El Gabinete

Estudió Bellas Artes, se especializó en restauración de restos arqueológicos y trabajó en proyectos como el de la Plaza de la Encarnación de Sevilla, donde hoy se levantan las ya míticas ‘setas’. Pero la vida da muchas vueltas. Cristina Vázquez lo sabe.

Un día de hace diez años ideó una mini colección de tocados. Fotografió sus creaciones y envió las imágenes a las revistas de moda más prestigiosas del país. No es que gustaran, es que al poco tiempo la llamaron para Ego Cibeles, hoy Espacio Ego de la Mercedes Benz-Fashion Week Madrid, para creadores noveles. Así nació su firma, El Gabinete de las Maravillas, presente en 15 puntos del país.

Sus diseños son conocidos por su colorido (azul Klein, buganvilla, coral, verde agua…) y  versatilidad (sirven para diario y eventos). Por el tratamiento de cintura, espalda, hombros y mangas. Y porque se confeccionan en tejidos que permiten lavar a máquina sin problema y utilizarse casi todo el año.

2016 es especial y se nota en su colección para primavera-verano, que reúne los modelos con más éxito de estos años: Palazzos, tops asimétricos, vestidos capa, faldas tubo, monos, maxivestidos camiseros… Y “las sorpresas no han hecho más que empezar. Cada mes será importante”, apunta.

En este tiempo Cristina Vázquez ha sido testigo de la transformación y crecimiento del sector de la moda en Andalucía. “Tenemos un potencial muy grande, pero nos conocen poco”, dice. Además, es muy crítica: “El sector se retroalimenta con unos pocos y debería haber más oportunidades para todos”.

“De todo se aprende”

Esta primera década ha dado para mucho. Ha habido momentos duros. “Lo peor, la decepción causada por muchas personas”, señala. Pero si algo le sobra a la diseñadora es energía positiva para seguir, ganas de sonreír y de ser feliz. “De todo se aprende”, expone.

También ha habido otros mejores, colecciones de flamenca (faldas y tops con cinturones de flores, vestidos canasteros con mucho vuelo…) y hombre, complementos en piel (carteras, maxicarteras o bolsos de viaje, entre otros) y ropa para niños.

Y le queda mucho por hacer. Le gustaría diseñar más moda masculina, vestir a mujeres embarazadas o adentrarse en la confección de tallas especiales. Pero su mayor reto, es uno muy importante: “Seguir levantándome cada mañana con ganas de trabajar y de mejorar, porque lo que tenga que llegar, llegará”. Un buen lema, ¿verdad? Yo me sumo a él.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario