Desfiles junto al Río

El trianero Paseo de la O se transformó el pasado martes en el escaparate perfecto para que más de una docena de jóvenes diseñadores andaluces mostraran sus aportaciones al fantástico mundo de la moda. El Puente de Isabel II (Puente de Triana) se convirtió en un palco extraordinario desde el que muchos sevillanos pudieron seguir con atención los dos grandes desfiles de la edición de Andalucía de Moda de este año.

Ni los numerosos tropiezos que tuvieron las modelos en la pasarela, ni la humedad del río (perceptible, sobre todo, a partir de las 20.00 h) enturbiaron el ambiente. La cita comenzó a la 16.30 h con el VIII Certamen de Diseñadores Noveles de Andalucía; diez colecciones, compitiendo por un título.

La gaditana An Excusa abrió la pasarela con Mental Junction, caracterizada por sus volúmenes en mangas y torsos. El sevillano Anel Yaos volvió a presentar The other side of heaven y se llevó el título. Su colección para hombre, de inspiración británica y líneas setenteras y ochenteras le otorgaron el título. Camisas, abrigos y cardigans de punto y pelo… pero combinados con faldas con cola

Claudina Mata (Jaén) apostó por líneas que recordaban a los años 50 y 60 en Vendimia Vintage y Maura Revuelta (Cádiz), por estampados y diseños inspirados en la cultura africana en Afromove. Inma Linares (Sevilla) devolvió al público a los años 90 con Pureza y Leticia Domínguez (Sevilla) convirtió los bajos del mercado de Triana en un escenario de Las mil y una noches con Sherezade: las mil y una sedas.

Visiones de un clásico

Marta Galdeano (Almería) ofreció su visión de La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne; Mónica Marín (Sevilla) apostó por creaciones muy entalladas en Destellos de la naturaleza; Noelia Guardia viajó a California; y Patricia Martín (Cádiz) recordó a David Delfín, Coco Chanel o Yves Saint Laurent en Paradoxical.

A las 20.00 h Alex de la Huerta abrió la segunda tanda de desfiles. El Ejército de las Hormigas gustó muchísimo: cortes camiseros, pantalones de corte recto, faldas cortas y largas en tonos verdes, gris o beige. Bea Nevot (Granada) apostó por drapeados, bordados, cinturas marcadas, azul y negro en Pigmalion; mientras que Inés de Tovar (Cádiz) se inspiró en la fauna y flora marina para Marea.

Éboli, del cordobés Javier Fernández, fue otra de las colecciones más aclamadas. Inspirada en los trajes y ropajes del siglo XVI, jugó con el mikado de seda, la organza y la crin de caballo, por tonos tierra y teja. Reyes Burgos, a la que ya pudimos ver, como a otros participantes en los desfiles de las jornadas de moda organizadas por el Hotel Alfonso XIII en septiembre, apostó en Elipse por el cuero, tonos tierras, monos y faldas, espaldas descubiertas y tejidos con una caída preciosa. Un gran trabajo, en mi opinión.

Una tarde magnífica, en compañía de grandes amigas (la periodista Elena Carazo, las diseñadoras Virginia León y Esther Amo, Ana Leticia Fernández -personal shopper como yo-, la bloguera Sol Styless…). Tampoco quiero olvidarme de dar las gracias a José Carlos Reina, responsable de prensa, por la atención que nos brindó.

(Fotografías de Rafael Arbides)

Deja un comentario


Latest comments

  • solstyless 5 años ago

    Que bien no lo pasamos lástima que te tuviste que ir tan pronto pero eso si tenemos que quedar otro dia, un beso guapo.