Dorados y barrocos años 40

Sofía Rivera Campuzano lleva la música y el flamenco en las venas. Su familia está llena de artistas (es sobrina del compositor Felipe Campuzano), pero ella no se queda atrás: durante 20 años bailó flamenco. Sin embargo, lo tuvo que dejar por su carrera, primero Periodismo (como yo); luego Márketing y Gabinete de Comunicación, Asesoría de Imagen… Hace apenas tres años, Sofía decidió que lo suyo era el diseño.

Empezó por crear una firma de moda flamenca, que lleva el nombre de su madre (Carmelina Campuzano), por estudiar diseño y presentar sus trabajos en Andalucía de Moda y la semana de la moda de la capital sevillana. Ahora ha dado un nuevo paso: presentar Cantares en Moda de Sevilla, colección que retrata a la perfección su personalidad, lo que siente y ama y que la consagra como diseñadora profesional.

Su trabajo se inspira en el mundo del toro, del flamenco y en la década de los años 40 y 50 del siglo pasado, cuando mujeres como Lola Flores, Concha Piquer y Carmen Sevilla llevaban la copla a lo más alto. Y todo con un toque muy actual.

El rojo fuerte, pero también los tonos suaves, así como el dorado y el negro, que recuerdan a su Écija natal, barroca por excelencia, envuelven sus faldas, pantalones y vestidos de cóctel y noche.

En plena crisis, Sofía Rivera se presenta como una nueva promesa del diseño andaluz. Su secreto: “trabajo, esfuerzo e ilusión”, mezclados con la constancia para conseguir la financiación necesaria, llamando a la puerta de los bancos. No cejó en su empeño y Cantares ha sido su resultado.

Deja un comentario