El baúl del tesoro

Poco antes de irme de vacaciones, supe que Wabi Sabi Shop & Gallery se trasladaba  desde la calle Viriato de Sevilla a la también céntrica calle Francos de la capital andaluza. Como todos los proyectos, las obras de adecuación del nuevo espacio se extendieron más de lo que María López Vergara, su responsable, pretendía.

Pero la espera ha merecido la pena. La nueva Wabi Sabi (es un término japonés, que significa La belleza de lo imperfecto) ha abierto sus puertas en el número 9 de esta vía hace tan unos días y, en breve, se convertirá en uno de los referentes de la zona, por sus exposiciones de pintura, fotografía y escultura, por sus conciertos, muebles, libros especializados… Por su esencia.

Francos había sido una vía comercial elegida por grandes firmas (Armani  Jeans, por ejemplo) para asentarse en la capital, pero sufrió las consecuencias de la crisis y durante unos años, lo que parecía impensable fue una realidad: locales vacíos en ella. Todo quedó en el pasado y, afortunadamente, la calle ha recobrado vida. La llegada de esta galería le dará un aire de modernidad.

Si la anterior Wabi Sabi me gustaba, más me gusta la nueva. La escultura metálica que adorna su entrada ya dice qué encontraremos en el interior. El jardín vertical que su directora ha creado al entrar no deja impasible a nadie. Sus obras de arte y antigüedades terminan de enamorar.

También ayudan a hacerlo sus espejos, objetos de cristal tallado, fuentes, cuberterías y piezas de porcelana; y sus cómodas, mesitas auxiliares y sillones tratados con color para que los rincones donde finalmente se expondrán brillen.

Baúl del tesoro

Bolsos y otros complementos para ellas, looks para diario o para eventos más formales (de firmas españolas y diseñadores noveles), pero con un toque muy personal… Wabi Sabi es un baúl del tesoro, donde encontrar pequeñas y grandes joyas.

Y si eso aún no es suficiente, el público quedará aún más sorprendido con alguno de sus óleos, fotografías o esculturas contemporáneas expuestas en sus paredes blancas. Volveré en unos días, ¿y vosotros?

¡Hasta pronto!

Deja un comentario