El Vals de Ulises Mérida

Cuando escuchaba un vals, mi mente volaba a a grandes salones, donde parejas vestidas de gala bailaban composiciones como el archiconocido Danubio Azul (Johann Strauss). Eso era antes, vals cobra ahora un nuevo significado: el Vals de Ulises Mérida en la 69 Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, su colección otoño-invierno 2019-2020.

El diseñador toledano ha combinado moda de autor y artesanía, inspirándose en las coreografías de las parejas que bailan el vals, que giran sobre su propio eje, fusionando delicadamente las levitas de los caballeros con los vestidos de las damas. Así, ha creado prendas ligeras que arropan a la mujer, pero sin ocultar su figura.

Su máxima es la búsqueda del equilibrio entre sutileza y solidez, lo que logra mediante el juego de patrones y tejidos: gazar de seda, satén, gasa y tul, pero también paño de lana, punto grueso, telas enceradas y enormes lentejuelas rectangulares. Vals mantiene algunos tonos de la última colección de Mérida (morado o amarillo), pero introduce otros como naranjas y rosas, verde seco o azul marino intenso. Esta misma gama cromática es el hilo conductor de los complementos, piezas de artesanía, que completan los looks pensados por el toledano.

Sus trajes de chaqueta son perfectos; y se entremezclan con culottes o pantalones con caída, combinados con tops y blusas de tul. Las creaciones para noche tienen como premisa la comodidad y facilidad de movimiento, pero pueden ser considerados piezas de joyería, gracias a los detalles en hombros y cuello, que los hacen únicos. Hay vestidos de satén y paño de lana o punto, que, en función de cómo se combinen, los hacen perfectos para diversas ocasiones; abrigos con aire oriental…

Las creaciones de Mérida se unen a los bolsos de mano, con forma de media luna, ideados por Mapi Sanz, de The Lunch Bag, una firma de corte minimalista, caracterizada por su comodidad, practicidad y estética. Y con las llamativas armaduras de Marcelo Vilá, que sirven de accesorio (elaboradas con materiales sostenibles y técnicas de impresión 3D) y reproducen un torso guerrero para reivindicar la fuerza e independencia de la mujer de Mérida.

Mules especiales

El calzado es uno de los ingredientes más cuidados de sus colecciones. En esta ocasión ha trabajado con Ana Marttin. Ha tomado prestado uno de los modelos clásicos de su firma (los Minori) para idear sobre ellos una nueva silueta de líneas marcadas y porte firme, fabricados en piel flor y ante.

Asimismo, Mónica Corvera ha creado colgantes, anillos y brazaletes de formas orgánicas, piezas de latón bañado en oro de 24 quilates que sujetan piedras de Cosentino. Oro y piedra natural, materiales que se utilizan en sectores tan dispares como la construcción y la joyería, una manera de simbolizar la versatilidad de los diseños de Mérida y el carácter de las mujeres que los lucen.

Por su parte, Piedad de Diego ha realizado varias piezas en piel de zorro Silver, tintadas en morado, amarillo, verde seco y azul tinta, como complemento a algunos modelos.

Fotos: Ulises Mérida

Deja un comentario