Embrujo cordobés

Córdoba, ciudad milenaria. Una de las capitales más bonitas de Andalucía. Si no la conocéis, ya estáis tardando. Además, mayo es un mes perfecto para hacerlo. Hacía mucho que no iba por allí, pero el pasado viernes tuve la oportunidad de volver con motivo de una jornada bloguera muy especial.

Partimos sobre las nueve y media de la mañana de Sevilla en dos coches. El camino se nos hizo corto, gracias a la conversación. Si nos dejaran, solucionaríamos algún que otro problema del mundo… Al llegar, nos esperaba nuestra guía: la diseñadora Esther Amo. Nuestra primera parada: el Mercado Victoria y blogueros de Córdoba, con los que formamos un grupo estupendo.

La antigua caseta de Feria del Círculo de la Amistad se ha convertido en un rincón gourmet con un marco incomparable, porque su estructura metálica del XIX, de aire modernista, no deja indiferente a nadie. Salmorejo y gazpachos de distinto sabor, ostras, champán… Su oferta es amplísima. Y quieren organizar talleres de cocina próximamente. Muy, muy completo.

Luego, los patios y sus preciosas flores, el puente romano, la mezquita… y una suculenta tapa de tortilla y vino de Montilla en Santos. A continuación, Meryan, la firma de los hermanos López-Obrero, que han elevado el trabajo en piel y cuero (cordobanes y guadameciles) a la categoría de obra de arte. Loewe ya ha contado con ellos en sus trabajos, que también han ido a parar a Francia, Italia…

La lluvia y el frío fueron protagonistas del día, así que tuvimos que parar en la Plaza del Potro. Tras una pequeña visita al Museo Julio Romero de Torres y un picnic perfecto, llegamos a Bodegas Campos (1908), por la que han pasado desde la Duquesa de Alba a políticos como Tony Blair, que hasta invitó a parte de la familia a una recepción en Downing Street. Si vais no os perdáis su colección de carteles de fiestas primaverales. ¡Espectacular, como sus vinos!

Tras un pequeño descanso, con café y un improvisado debate sobre moda y blogs, llegamos a las Plaza de las Tendillas, donde la firma Aromas nos tenía preparada la última sorpresa del día. Además de consejos de belleza y maquillaje, para interés de mis compañeras, nos esperaba un precioso paseo por la ciudad a través de distintas fragancias.

Durante una cata de perfumes, el aroma a flores como el jazmín y el azahar, a mandarina y cítricos, a jugo de piña, cuero y madera nos transportaron del barrio de San Lorenzo al de San Andrés, al barrio torero de Santa Marina y al patio de la calle Marroquíes, ganador del concurso de patios de 2013. Pero es que los toques a violetas, melocotón y especies nos empujaron a la Judería y a San Basilio y a una historia de amor en una noche de luna llena entre una joven vestida negro y un chico misterioso, que tuvo un final de cuento de hadas.

Una experiencia más que recomendable para los cinco sentidos. El día fue espectacular a pesar del tiempo, gracias a los nuevos amig@s que dejamos en  la capital califal.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario


Latest comments

  • Ana Sánchez Guzmán 5 años ago

    Que buen post!! Te ha quedado fantástico y ha quedado totalmente plasmado el buen día que pasamos.

    Para mí, fue un placer conocerte y espero coincidir de nuevo en eventos tan bonitos como este.

    Besos
    peccatodimoda.blogspot.com