Escapada a… Valencia

¿Creéis que os podéis enamorar de un lugar y de su gente? He podido comprobar que puedes establecer conexiones especiales con obras de arte, edificios y ciudades. Eso es lo que me pasa con Lisboa, Nueva York o Roma, pero también con Córdoba, Granada, Madrid, Toledo o Valencia.

Ciudad monumental, con historia y cultura, amplía oferta gastronómica y de shopping, mar, buen clima y gente encantadora. Para conocer una ciudad hay que vivirla y eso significa tiempo. Pero para una primera toma de contacto, ahí van algunas recomendaciones:

Alojamiento. Dos opciones: Urban Youth Hostel, diseño y comodidad, pero habitaciones compartidas; o El Siglo, un hotel de tres estrellas, cerca de la Iglesia de Santa Catalina y la Catedral, muy bien ubicado.

Brunch. Ruzafa está repleto de restaurantes y cafeterías con productos artesanales, magnífico café y muy buena decoración. Dulce de Leche, por ejemplo, es perfecto. El tiempo vuela en este local.

Catedral. La Seu, la Catedral-Basílica Metropolitana de la Asunción de Nuestra Señora, se asienta sobre una mezquita levantada sobre la antigua catedral visigoda, que a su vez se construyó sobre un templo romano. De estilo gótico (S XIII), merece la pena.

Desamparados. La Virgen de los Desamparados es la patrona de Valencia desde 1885. La basílica de La Geperudeta (La Jorobadita), como la conocen cariñosamente los valencianos, está junto a la Catedral.

Mercado. El Mercado Central es imprescindible. Es una obra maestra de estilo modernista que asombra por su luz, su vida, su claridad, su cúpula de cristal, sus vidrieras…

Paseo. Valencia es una ciudad para pasear. Puede recorrer el centro partiendo de la Plaza del Ayuntamiento, cuya fachada monumental llama mucho la atención (acabada en 1930). Vaya hacia donde vaya hay edificios modernistas, neoclásicos, de corte gótico, barrocos…

Salir. Para cenar, la zona de Cánovas está muy bien (variedad de restaurantes para elegir). Nos quedamos con Pascual (pescado y verduras de la huerta). Para copas, Upper Club, con música para empezar la noche. Y para continuarla-alargarla-acabarla, Sala Jerusalem, pop-rock de acento español (años 80, 90…)

Shopping. El centro de Valencia está plagado de firmas nacionales e internacionales. Las de primer orden (Louis Vuitton, Hermés, Farrutx, Salvatore Ferragamo, Michael Kors…) están en la zona de Poeta Querol.

Torres. Valencia también es una ciudad de torres. La Puerta de Serranos es un ejemplo. Es una de las 12 puertas que había. Hoy es de las pocas que se conservan. La muralla fue derruida en el XIX, como ocurrió en Sevilla.

Visitas. Hay mucho que ver en Valencia. El centro histórico tiene mucho. Iglesias como la de Santa Catalina, con su torre (XVII-XVIII); o la de San Martín Obispo y San Antonio Abad (del XIV, pero con acento barroco…); la Lonja de la Seda, símbolo del prestigio comercial de Valencia del XV y Patrimonio de la Humanidad desde 1996; el museo arqueológico de la Almoina (vestigios romanos, medievales…); la Estación del Norte, de estilo modernista…

Aún me queda mucho que ver, vivir y sentir en Valencia. La primera experiencia no ha podido ser mejor. Tanto que estoy deseando volver a ‘la terreta’.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario


Latest comments

  • Victor 1 año ago

    Luque lo acabo de leer y esta genial…. Veo q te ha gustado mucho la city!! Y te ha dado tiempo a verla muy bien! Y lo q mas me ha gustado es que no haces ninguna mencion a la ciudad de las artes y las ciencias!! Que parece que Valencia solo tenga eso y hay mucho mas por descubrir! De verdad genial!! Un abrazote!

    • Javier Luque 1 año ago

      Muchísimas gracias por tus palabras. Oro abrazo