Glamour y sensualidad

Pasarela de Sevilla ha sido un excelente escaparate para admirar el trabajo de nuevos creadores como Pedro Pires y Balbina Arias, pero también el de otros que ya tienen un puesto en el sector, como Pablo Lanzarote y Alejandro Postigo, por ejemplo, o el de firmas ya consagradas como Scalpers y Cañavate. Me hubiese gustado asistir a varios desfiles, pero el trabajo es lo primero y solo pude acudir a los de Roberto Diz y Pol Núñez.

Sedas, brocados, inspiración en los años 40 y 50 del pasado siglo… Así son los vestidos de cóctel y fiesta de Pol Núñez. Derrochan glamour y sensualidad. Hay negro y dorado, pero también azul, verde y rosa empolvado.

Resaltan cintura, hombros y espalda. Y, según el modelo, deben ir enfundados en guantes para completar el look.

Sus pantalones son de una caída magnífica, pero lo que más llama la atención es su color. Predominan los tonos vivos, pero también los hay negros. En este caso, con transparencias para dejar correr la imaginación. Para vestirlos, blusas con mangas de ensueño.

Sin embargo, con lo que el público enmudeció fue con la colección de novia. Aires románticos, cortes clásicos, inspiración helénica, con mangas o sin ellas… Si hubiese que escoger un solo modelo lo tendría ahora mismo muy difícil. Recogidos perfectos y alguna que otra corona de flores fueron los únicos complementos. No hacía falta más.

Aquello de “blanca y radiante va la novia” adquiere un nuevo significado.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario