Homenaje de Victorio & Lucchino al traje de flamenca

Llevo unas semanas muy callado. Sorry. Febrero ha pasado volando. Entre que tiene menos días que otros meses, que el tiempo va a la velocidad de la luz y que en mi agencia (A Question of Retail) no hemos parado… Comenzamos haciéndonos cargos de la cuenta oficial de Instagram del 25 aniversario de SIMOF, y, de la mano también de la Agencia Doble Erre, seguimos gestionando la comunicación de la primera edición de OLÉ, OLÁ SIMOF o la presentación del homenaje de Victorio & Lucchino al traje de flamenca y los 25 años de SIMOF.

Los diseñadores han creado una colección cápsula (‘Por las calles de mi Sevilla’) para rendir homenaje a los 25 años del Salón Internacional de la Moda Flamenca y al traje de gitana o traje de flamenca (nada de faralaes guapis, a ver si ya, de una vez, lo captamos…), el único vivo y en constante cambio.

Eso sí, fieles a su estilo, han querido aportar vanguardia a los 8 trajes que la componen. ¿Cómo? En forma de patronaje, así como con el uso de nuevas tecnologías (corte al láser) y texturas. No obstante, siguen la senda que ya iniciaron en su momento y optan por diseños entallados y con mucho volumen, el mismo que siempre han impregnado sus colecciones prêt-à-porter.

 

Su impronta se nota y mucho. Han trabajo nuevas formas de mangas y han jugado con el volante. De hecho, la colección está repleta de volantes, pero de volantes que no parecen tal, a modo de capa, superpuestos…

Colores lisos

Victorio & Lucchino han optado por organza, tafetán, raso, satén, licra con lunar flocado de terciopelo, popelín o perforados para estos vestidos, confeccionados en su totalidad con tejidos de Flamentex. Y por colores lisos: negro, blanco, azul, verde, buganvilla, granate, coral o teja. En estampados, solo el clásico lunar.

Para completar sus looks, cero mantoncillos, piezas de joyería de diseño propio, de tipo filigrana cordobesa (plata y coral) o prêt-a-porter (cristal natural, piedras semipreciosas o cristal de Swarovski); y claveles en el cabello, originarios de Persia (Irán), pero con gran vinculación con España desde el siglo XVI.

La presentación no podía ser en otro lugar que en un espacio donde el duende flamenco está más que presente: el mítico tablao flamenco Los Gallos, un espacio con 50 años de historia, el más antiguo de Sevilla y considerado uno de los de mayor reconocimiento y prestigio a nivel internacional.

¡Hasta pronto!

Fotografías: Chema Soler

Deja un comentario