Inma Linares: trabajo bien hecho

Desde que conocí el trabajo de la diseñadora sevillana Inma Linares no he dejado de seguirle la pista. Si la colección de 2015 (volantes, estampados de flores…) me gustó por su belleza y elegancia, más me ha gustado su última apuesta (un trabajo bien hecho), que presentó hace tan solo una semanas en la última edición de la pasarela Code41.

Celeste y rosa cuarzo se unen a burdeos, gris y a estampados de aves (rojo sobre dorado-champán) en sus diseños para otoño-invierno. Hay faldas lápiz para combinar con cuerpo con volantes, maxifaldas y tops de terciopelo y vestidos de cóctel y de noche muy vaporosos y con apliques de gasa o plumas.

Sus pantalones palazzos estilizan aún más la figura de quienes los lucen. Y sus cazadoras deportivas (recuerdan a las clásicas de béisbol) se transforman y se vuelven muy chic, perfectas para llevar con jeans, gorra y zapatillas, pero también como complemento perfecto para un traje de noche.

En Esencia hay escotes delanteros y traseros, según el modelo, pero resultan súper elegantes. Además, hay que lucir pierna en ocasiones especiales, por eso algunos de sus maxivestidos llevan abertura lateral de infarto.

Joven y urbana

La mujer de Inma Linares es juvenil y de ciudad (muy urbana), pero para nada extravagante. Al contrario, ama la sencillez, porque en ella radica la elegancia (lo sabe y por eso conquista). Sus diseños no necesitan más que pendientes, zapatos de tacón alto y cartera de pequeño tamaño, a lo sumo, porque destacan allá donde vayan.

Inma Linares sigue demostrando que, poco a poco, se ha ganado un hueco. Su esfuerzo y trabajo le está dando recompensas. Ya tiene un punto físico de venta en pleno centro de la capital andaluza (además de vender en su página web). Pero seguro que oiremos hablar mucho, y bueno, de ella en próximos años.

¡Hasta pronto!

Fotos: Santi Molina

Deja un comentario