Kimonos, tendencia oriental

El fin de semana que pasé en Vejer de la Frontera (Cádiz) dio para mucho. Conocí nuevas firmas en el showroom de la III edición de Vejer Weekend Fashion (VWF), pero también fuera de ellas. En un local, cerca de la Plaza de España de esta localidad gaditana, encontré la nueva colección de Ingrid Mora, barcelonesa de nacimiento, pero asentada en Sevilla desde hace unos años.

M34 es el nombre con el que ha bautizado sus kimonos, una prenda de origen oriental, que en los últimos años se ha convertido en un básico en el armario. Sí, en básico por sus enormes posibilidades para combinarlos tanto en primavera, como verano y otoño, cuando en el sur las temperaturas siguen siendo bastante livianas.

La joven diseñadora ha querido darle un toque muy juvenil a sus creaciones. Por eso, ha seleccionado colores vivos, estampados de flores, motivos étnicos o print animal. Hay kimonos largos o cortos; con y sin flecos; de gasa, de tejidos fabricados con hilo de seda

Con jeans, camiseta básica, cuñas, brazalete, pendientes y clutch pueden ser perfectos para salir a cenar y tomar una copa. Pero también se pueden combinar con shorts y top y sandalias para la mañana y tarde. Pero es que, con un pantalón palazzo y una camisa blanca de tipo masculino; o con un vestido de cóctel, sandalias o salones pueden servir para asistir como invitada a una boda, una fiesta o cualquier otro evento.

Los kimonos se venden en Sevilla, en el local que Teresa Rabasco (decoración y moda) tiene en la calle Lagar. Pero, en estos meses estarán disponibles en el establecimiento que ha abierto en Vejer.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario