Manu Luna, Royal Hairdresser

Cuidar el cabello es tan importante como elegir un buen maquillaje o tener un buen fondo de armario. Un corte que deje el cuello del hombre limpio estilizará más cualquier look. Y un recogido o trenza natural embellecerá más a una novia o invitada. Manu Luna (Royal Hairdresser) sabe mucho de eso.

Tenía claro desde adolescente que lo suyo era  peluquería, pero por diversas circunstancias estudió diseño y patronaje industrial en Sevilla (es natural de Arahal) y, posteriormente,  en Barcelona, donde vivió más de dos años. Sin embargo, en 1992 regresó a Sevilla, con una condición: retomar su sueño.

Le atraía la moda, pero no el trabajo de un taller, sino el contacto con la gente. Así que, junto a un antiguo compañero de estudios, abrió el que fue su primer salón en la capital hispalense, en la calle Rivero. Dos años después, emprendió su camino en solitario. Desde 2008 su cuartel general está en la calle Jáuregui.

Cuida del cabello y, además, ha conseguido mezclar belleza (también maquilla), peluquería y moda. En los últimos años ha sido responsable de maquillaje y peluquería en shootings para diseñadores como Antonio García, Diego Sánchez  Murube o Juan Vara, y firmas como Mordisco de Mujer, así como en diversas editoriales de moda y desfiles.

Su público es muy diverso (hombre y mujer): bloggers, influencers, modelos, cantantes, empresarios, periodistas, jugadores de fútbol, rostros conocidos (María León, Pasión Vega o Virginia Troconis, por ejemplo), anónimos…

Le gusta el color, no usar productos que dañen el cabello, ser creativo, trasladar lo que se ve en pasarelas a “la vida real” y lo vintage (años 20, 30, 40, 50…), pero con un toque muy actual, para ellas. Para ellos, combinar “peinado muy clásico con look muy actual; o despeinado para momentos formales”, explica.  En cuanto a maquillaje, es claro: “fresco y ligero”, que de “luz, vida” al rostro. Y prestar atención a ojos y labios.

Novias

Aunque sabe que Sevilla es “poco atrevida” en lo que a peluquería se refiere (“no tiene nada que ver con lo que se hace en el centro y el norte” de España), destaca que las novias sevillanas son “las más modernas” del país. “Tienen las ideas muy claras, llegan con referencias de lo que más o menos quieren” y, después, piden consejo.

Ir a visitar a Manu Luna es una experiencia más que positiva, por su profesionalidad con tijeras y brochas, pero también porque sabe escuchar qué buscas o necesitas, dependiendo del momento, y por su sentido del humor.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario