Mibúh: tocados y cinturones para enamorar

Plumas de faisán, encaje, flores… Entrar en el taller de Mibúh es hacerlo en un mundo de fantasía, de color, en el que pamelas, sombreros y diademas se mezclan con peinetas, cluchts, carteras, cinturones, brazaletes, pendientes y broches que enamoraran.

María Jesús Lósater es el alma máter de esta firma sevillana, asentada en Gines. Mibúh nació en la buhardilla de su casa, de ahí su nombre (Mi buhardilla) hace nueve años, después de que un día decidiera diseñarse un tocado para acudir a una boda.

Tal fue el resultado que pronto empezaron los encargos. Primero de familiares y amigos, después de conocidos y, poco a poco, de clientes de distintos puntos de España que descubrieron en ella a una aliada para vestir en momentos muy especiales. Empezó haciendo tocados, pamelas y sombreros, pero pronto llegaron bolsos, pendientes, pulseras, pajaritas para hombre (soy un hombre Mibúh, por ejemplo) y cinturones.

María Jesús Lósater nació en Madrid, pero ha vivido siempre en Sevilla. Desciende de una familia que ha estado siempre relacionada con el sector textil, pero estudió Diseño de Interiores y trabajó algún tiempo en este campo. Sin embargo, el destino le tenía preparado otro cometido, transformar a aquellas mujeres que se ponen en sus manos para convertir sus looks en algo más que extraordinario.

Mujeres anónimas, pero también conocidas. Paula Echevarría, Leticia Dolera, Malú… son algunas de las celebrities fieles a los complementos y tocados de Mibúh. Y seguro que no serán las últimas. “Me encantaría hacer algo para la Reina”, comenta.

En las capitales

Trabajo duro y constancia, y siempre con una sonrisa, son la base de Mibúh, que de la nada pasó a que sus creaciones se distribuyesen por todo el país. Salvo en Madrid, sus piezas se venden en tiendas de todas las capitales. Y en el extranjero, gracias a su web.

Pero María Jesús no para. Quiere seguir mejorando y expandiéndose, por eso prepara ya su presentación en distintas ferias internacionales del sector. Siempre he creído que el esfuerzo y el trabajo tienen su recompensa. Mibúh es un ejemplo.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario