Novias con mucha personalidad

Las novias deben ser únicas y con muchísima personalidad. Ellas cada vez lo tienen más claro y por eso apuestan por vestidos  o conjuntos que hasta hace unos años casi ni se veían. Hay que evitar parecerse o recordar a alguien ese día tan especial. Si lo que llevamos a diario explica cómo somos, el día de la boda mucho más.

Maquillaje o complementos excesivos o peinado y tocado poco apropiados pueden deslucir más de un look a diario o en algún evento, más aún si se trata del día de nuestra boda, en el que, queramos o no, somos los protagonistas y el flanco de todas las miradas.

Con el vestido elegido para la ocasión ocurre exactamente lo mismo. Tiene que ser perfecto para nuestras medidas, resaltar las cualidades de quien lo lleva y enamorar no solo a su futuro marido o mujer, sino a sus padres, hermanos, familiares, amigos e invitados al enlace.

Juan Vara lo sabe de más. Lleva años destacando en moda nupcial, en el diseño y confección exclusivos para novias, madrinas e invitadas especiales. Y ha vuelto a demostrar por qué ocupa un lugar destacado en el sector con su colección Tocar sin ser tocado, lema de esgrima que el diseñador lleva ahora a la vida real.

La colección, compuesta por un total de 15 diseños, se presentó durante la última edición de Sevilla de Boda con música rock en directo. Porque así son sus novias: muy, muy seguras de sí mismas, arriesgadas, de ideas muy claras y con una personalidad arrolladora.

Medievales o barrocas

Mangas, hombros y espalda son los protagonistas de sus diseños de aire romántico, medieval, neobarroco y bizantino. Tul, guipur, cristal y bordados ayudan a resaltar cinturas y brazos. Hilos de plata, aplicaciones en tono nácar, bordados en dorado o tercipelo rojo imprimen a sus vestidos un sello de distinción.

Sus faldas son ceñidas o tienen muchísimo vuelo, igual que las mangas. Hay diseños con o sin cola que se transforman en dos vestidos completamente diferentes para ceremonia (civil o religiosa) y celebración posterior. Pero todos persiguen un mismo fin: resaltar la personalidad, belleza y elegancia de la mujer y permitir su comodidad, puesto que una boda conlleva muchísimas horas y hay que vivirlas al 100%.

¡Hasta pronto!

Fotos: Miryam Rey

Deja un comentario