Petro Valverde, el maestro

Cercano, educado, todo un caballero y un gran enamorado de su ciudad natal, Sevilla, de la que partió hace 40 años en dirección a Madrid, en la que ha cosechado innumerables éxitos como diseñador.

Petro Valverde es un maestro de la moda española. Cuenta con la Medalla de Oro de Sevilla (¿por qué la Junta de Andalucía aún no lo ha reconocido?) y admira a diseñadores como Elio Berhanyer, Antonio García o el joven Ernesto Naranjo. Me recibe en su atelier de la calle General Arrando de Madrid y charlamos durante más de dos horas.

¿Qué es moda, elegancia y estilo?

La moda es lo que cada uno quiere llevar. Si eres fashion victim, te dejas guiar por lo que digan otros. La elegancia es innata y el estilo se crea.

¿Cuáles han sido los mejores momentos de tus más de 40 años en la moda?

Uno impresionante fue llegar a Amán (capital de Jordania) y ser recibido en el palacio real por tres damas de la realeza con diseños míos. Otro, que me eligieran para diseñar el traje de boda de la Infanta Elena.

Tu mujer ideal es…

Libre, trabajadora, dinámica, divertida… La altura da lo mismo.

¿Tu musa?

No soy mitómano, pero ver un vestido mío en Juncal Rivero es sensacional; Eugenia Silva anda como nadie; y me he quedado con la pena de ver algún diseño en Helena Barquilla. Me encantaría vestir a Nati Abascal, una mujer que ha sido luchadora y ha defendido a sus hijos contra viento y marea.

¿Cuál es tu fuente de inspiración?

La persona que tenga delante. En nuestra primera conversación veo cómo es, qué le gustaría, cómo se siente…

¿Un tejido?

Mikado, organza… Los tejidos naturales.

¿Es positiva la proliferación de pasarelas de moda en España?

Es bueno para dar a conocer a diseñadores nuevos, pero se está dejando de lado a los consagrados. En Italia o Francia las grandes marcas continúan, aquí no. ¿Dónde están los grandes  de los 70 o los 80? Además, Cibeles debería ser un escaparate internacional. Está mal vendida; hay que atraer a prensa internacional. La moda española no sabe venderse. Y hace falta apoyo de las administraciones, pero para todos, no solo para unos cuantos.

¿Cómo son tus relaciones con tus compañeros de profesión?

Me llevo relativamente bien con todo el mundo, pero los “navajazos” que te encuentras son tremendos.

¿Cómo recuerdas tu llegada a Madrid?

Me vi en la Gran Vía con 30.000 pesetas (el sueldo de dos meses),  una bolsa y sin saber dónde ir. Solo conocía a una persona y me indicó un lugar para ir a dormir. Luego en el mítico diario YA encontré mi primer trabajo como cortador. Madrid era una ciudad muy grande, pero me enamoró. Ahora se ha vuelto dura y competitiva, ha perdido parte del encanto que tenía, pero le estoy muy agradecido porque me lo ha dado todo profesionalmente.

¿Qué añoras de Sevilla?

Sevilla huele diferente. Añoro todo: el sol, su gente, la cerveza, la Semana Santa, mis paseos por calle Sierpes, San Francisco, Paseo de Colón… Solo me río de verdad cuando estoy en ella. La visito menos de lo que me gustaría; sufro con su humedad, así que voy más en verano.

¿Qué te queda por hacer?

Siempre quedan muchas cosas. Me gustaría hacer un gran desfile en Sevilla, en un sitio emblemático, como la Plaza de España, por ejemplo.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario


Latest comments

  • Inmaculada Romano 1 año ago

    Me encanta la difusión que hace este blog de la moda y los diseñadores españoles.

    • Javier Luque 1 año ago

      Muchísimas gracias