Porcelana y cera para las novias

Conocí a Guadalupe de la Villa y a su hija, Paula Belmonte, a finales del pasado mes de noviembre, en el stand que ambas montaron en la última edición de la Feria Sevilla de Boda. Sus complementos, auténticas obras de arte, hechos a manos, son dignos de ser contemplados como joyas de familia que deben pasar de madres a hijas.

Su trabajo no solo me ha convencido a mí. Cada vez son más las novias e invitadas que han decidido ponerse en sus manos para completar el look elegido para su boda o para deslumbrar en cualquier evento al que acuden. A ellas, además, hay que sumar a estilistas, wedding planner o diseñadores de la capital hispalense que empiezan a trabajar con sus diseños.

Su firma, Lupe de la Villa HandMade, habla por sí sola de cómo son sus creadoras: piezas delicadas y exquisitas hechas en porcelana y cera. Sus tiaras y coronas tienen un toque romántico, mucho gusto a finales del XIX y principios del XX.

Sus bordados de rocalla, inspirados en la Inglaterra del rey Enrique VIII; sus apliques para resaltar escotes en la espalda, hombros o cintura; y sus ramos de flores secas están pensados para conseguir que quienes los porten luzcan más radiantes que nunca.

Lupe de la Villa y Paula Belmonte presentaron oficialmente su firma hace unos días en el Hotel Ateneo de Sevilla, ubicado en una casa palacio de la calle Angostillo, en el que el gusto por lo clásico y lo romántico (espejos, pinturas, tapicerías, lámparas, sillones de piel…) se deja sentir en sus habitaciones y salones.

Champán y fresas

Nada como una copa de champán o vino blanco bien fría, acompañada por unas fresas, para disfrutar de la exposición que ambas prepararon para dar a conocer su trabajo a muchos amigos, pero también a periodistas, diseñadores, bloggers, influencers

Lupe de la Villa HandMade ya está instalada en Sevilla y en Huelva, pero su objetivo es lanzarse próximamente en Cádiz y Córdoba, y, posteriormente, ir introduciéndose en el resto de provincias andaluzas.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario