Rafael Urquizar: 30 años en la moda

Rafael Urquizar nació en 1971 en Málaga. Al acabar sus estudios de Secundaria empezó a diseñar para el taller de su familia. Poco después se formó y trabajó en los talleres de Gianfranco Ferré y Pedro del Hierro, dos diseñadores consagrados y exponentes de la alta costura.

Con solo 22 años presentó su primera colección en la Pasarela Cibeles (1993) y abrió su primer atelier-tienda en su ciudad natal, donde sigue trabajando y residiendo actualmente. En su amplio currículum hay más de una pasarela y rostros conocidos para quienes ha trabajado (la ex Miss Espña Elisabeth Reyes, entre otras actrices y presentadoras españolas, por ejemplo).

Han pasado 30 años desde que empezó a diseñar, tres décadas. Y lo ha celebrado por todo lo alto, pero como sabe, trabajando y presentando nueva colección en la II edición de Atelier Couture Madrid, una pasarela específica que aúna alta costura y moda nupcial.

Thirty llenó los salones románticos con alfombras, tapices y arañas de cristal del Palacio Fernán Núñez de Madrid (s. XVIII), centro de la vida social de la capital durante la segunda mitad del XIX, de vestidos de novia e invitadas, en los que la seda natural se une a la gasa, el punto, el satén, el raso o el encaje.

Flecos, apliques de cristal y borbados son uno de los puntos fuertes de la colección, que enmarcan hombros y cintura, también resaltadas con cinturones. Tampoco faltan los conjuntos de dos piezas, ni los pantalones, señas de identidad del diseñador malagueño, ya sean para acudir a un evento o para vestir a mujeres que buscan algo diferente, pero muy elegante, para su boda.

Hay rojo, solo o acompañando a verde jade o verde pino, negro fuerte seduciendo a rosa empolvado, dorado… Y para las novias, toques de azahar o nácar, además del tradicional blanco.

La colección

Vestidos de cóctel, con o sin bolsillos; monos ceñidos que descubren la elegancia de la figura femenina; maxifaldas ligeras, combinadas con cuerpos de gasa (muy sensuales) y chaquetas de cierto aire militar; pantalones y tops de mangas voluptuosas; y maxivestidos vaporosos son algunas de las propuestas para invitadas a ceremonias o a eventos con alfombra roja.

En sus novias hay aires muy románticos convertidos en dos piezas (blusa de encaje y maxifalda de gasa); vestidos largos con gusto a los 30 y 40 del pasado siglo por sus bordados en plata, botonadura en mangas y velos-capa; trajes de líneas sencillas y rectas, en los que la espalda es la máxima exponente; y pantalones, de talle alto (tendencia esta temporada nuevamente), con cuerpos que combinan gasa en brazos y hombros y que apuestan por guantes para completar el look.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario