Rolex, ese objeto de deseo

Deseados, admirados… Los famosos relojes Rolex, empresa con más de cien años de historia, son sinónimo de lujo, elegancia e innovación. Cuando a principios del siglo XX Hans Wilsdorf, su fundador, hizo realidad su sueño de crear un reloj de muñeca eficaz, no sabía que cambiaría la historia de la relojería y que sus creaciones se acabarían convirtiendo en objetos de deseo a nivel mundial.

Rolex fue pionero desde sus primeros años. En 1926 apareció Oyster, el primer reloj hermético al agua y el polvo, cuyo diseño y mecánica fue posteriormente imitado por otras firmas del sector. En 1931 diseñó el primer mecanismo automático del mundo y en 1945, el primer reloj que incorporaba la fecha.

Además, sus productos, testados en Suiza para garantizar que cumplen los requisitos de calidad que marca la firma, han estado muy vinculados desde siempre a la Fórmula 1, la navegación, el submarinismo o la escalada: en 1953 los miembros de la expedición que alcanzó la cima del Everest portaban Rolex en sus muñecas.

La historia de Rolex en Sevilla ha estado muy ligada a la de otra empresa centenaria: El Corómetro. Hace tan solo unos días, la familia Sanchís, que regenta este establecimiento ubicado en la céntrica calle Sierpes y cuya fisonomía casi ni ha cambiado desde principios del siglo XX, inauguró el mayor espacio dedicado a Rolex de la capital andaluza.

Para celebrarlo reunió a numerosas personalidades de la sociedad sevillana en un evento en el que no faltó el champán. Diseñadores como Toni Benítez, Esther Amo o Myriam Hurtado; la joven promesa del diseño Lorena Subires; periodistas como Jerónimo Fernández (TVE), Sergio Morante (Canal Sur) y Ricardo Castillejo (Sevilla Magazine), bloggers como Alejandro Becé, Clara Guzmán y Silvia de Carrión; el diestro Francisco Rivera Ordoñez, con su esposa, Lourdes Montes…

Nadie quiso perderse este evento, organizado por Génova Comunicación (Alfonso Candau, Carlos Telmo, fue una gran noche)  y que se prolongó con una cena-cóctel en el magnífico patio del Real Círculo de Labradores de Sevilla.

La música tampoco faltó. La DJ Carmen La Hierbabuena fue la encargada de amenizar la cena con música de los años 60, 70 y 80. Más de uno terminó animándose a tomar una copa (entre ellos yo) y prolongaron la noche hasta altas horas de la madrugada en la inauguración de uno de los locales de moda de la noche sevillana: Holiday by Obbio.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario