Sevilla y un cóctel frío al anochecer

Sevilla ha sido conocida a lo largo de la historia como la ciudad de los conventos, la capital donde llegaban las riquezas del Nuevo Mundo y, sobre todo, por su torre vigía, la Giralda. Ahora, también lo es por sus miradores y terrazas, donde disfrutar de una Sevilla completamente distinta a la que se ve a pie de calle.

Particulares y hoteles están sacando por fin partido a las magníficas vistas de las que gozan y por las que muchos pelearían, habilitando espacios donde relajarse al atardecer. El Corte Inglés de la Plaza del Duque se unió hace unos meses a esta lista de puntos con encanto, con su Gourmet Experience y su terraza by Puerto de Cuba.

Música en directo; Aperol Spritz, margaritas o gin tonics (Premium) bien fríos; y de frente, la Giralda y la Catedral, la Iglesia del Divino Salvador, las torres de numerosas iglesias, las ‘setas’ de la Plaza de la Encarnación, parte de la Isla de la Cartuja o el puente del Alamillo como puntos fuertes.

La ciudad va cambiando con el paso de las horas. Si durante el día se descubren en ella detalles que desde la acera pasan desapercibidos, con la luz del atardecer aún más. Y ya de noche…

Si a todo esto le unimos su Summer Openning Party, amigos y una noche no muy calurosa para las que ya estamos viviendo en la capital hispalense, la combinación es de diez. Sobre todo si el día de trabajo ha sido duro, pues cuando entras en la terraza, se te olvida todo lo que no es importante.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario