Un cóctel y varios descubrimientos

Este fin de semana ha sido bastante fructífero. Todo comenzó con el cóctel que la bloguera sevillana Silvia de Carrión (No me entiendas, solo quiéreme) celebró en Dadá, hoy por hoy, uno de los incondicionales de la noche sevillana, para presentar sus nuevos proyectos y agradecer todo el apoyo recibido en este tiempo.

Diseñadores, empresarios, blogueros, estilistas… La cita reunió a caras conocidas del sector de la moda sevillana. Me encantó encontrarme con compañeros, ya amigos, a los que hacía tiempo que no veía. Desde aquí le agradezco a Silvia el buen rato que nos hizo pasar.

Como os he dicho, solo fue el preludio del fin de semana, porque unas horas después tuve la suerte de conocer a Carmen Bazán: joven, emprendedora y con muchísimo estilo. Hace un año creó La Mar de Cuqui, una firma que ahora viste a mujeres de todas las edades. ¿Su secreto? Estilo, calidad y precio.

Jerseys, capas, monos, cazadoras bomber de aires neoyorquinos, gargantillas, bolsos, zapatos… Una imagen vale más que mil palabras, así que ya me diréis que os parece el total look con el que posó para el blog.

Poco después, en el Cathedral House (calle Arfe) conocí a la artífice de Clavenié. Sus sombreros de invierno, turbantes, broches y  guantes personalizados me sorprendieron. Y su línea para niños (Laladit) también.

Pero es que en este pequeño hotel descubrí las joyas realizadas en piedras, cristal e hilo de seda de Diseños Carmen Maya. Lo mejor: sus piezas no pesan. Su línea de Feria causará sensación. Trajano 11 (chaquetas y faldas de paillettes, pantalones de seda…) me llamó la atención; lo mismo que los cinturones de piel personalizados a fuego de Pamomalos cinturones de metal y cordón de seda de Fátima Beltrán; y las mantas, alfombras y demás complementos para los más pequeños de Hilando el tiempo. Contactos que ya están incluidos en mi agenda de trabajo.

¡Hasta pronto!

P. D.: Siento la calidad de algunas imágenes. No las he podido tratar todo lo que me hubiese gustado.

Deja un comentario