¿Un mundo superficial?

¿Cuántas veces habré escuchado decir que el mundo de la moda es de lo más superficial? ¿Y que los modelos solo piensan en ellos, en sus cuerpos o en cómo un pequeño mechón debe caer sobre la frente para aparecer perfectos?

No se si será que hay mucha envidia detrás de estas afirmaciones o es que, simplemente, he tenido la inmensa suerte de trabajar con estupendos profesionales, que, por encima de todo, son excelentes personas.

Hace pocas semanas, tuve la posibilidad de idear, buscar y seleccionar los estilismos para una sesión de fotos de moda junto a Studio Memories y nuestro equipo, que va camino de convertirse en una pequeña familia. Era un proyecto en el que llevábamos trabajando desde hacía semanas para que todo saliese a la perfección.

No salió bien… ¡¡Fue extraordinaria!! Y en eso Martina Mera y Kike Pagés influyeron mucho.

Sin apenas conocernos, confiaron en nosotros al 200% desde primera hora. Se pusieron en nuestras manos, se quitaron horas de su tiempo libre para que el proyecto saliese a flote con éxito y nos ayudaron a calmar los nervios. Pero es que, además, el día de la sesión se volcaron al 400%, a pesar de que era un sábado de junio y la primera ola de calor del verano amenazaba con asfixiarnos en Sevilla, de que llevaban una semana sin parar, de que tenían trabajo esa misma tarde… y de que los hicimos empezar a las 8.00 de la mañana, con muy pocas horas de sueño encima.

Nos quedó muy claro que son unos profesionales de principio a fin, ante la cámara, con la que se transforman, y en el backstage, donde nos ofrecieron más de un consejo, que nos vendrá estupendamente para el futuro. Nos demostraron que pueden con lo que les echen, así supongan jornadas maratonianas, porque siempre lo harán con una sonrisa y con buenas palabras. Y lo más importante: no son únicamente una cara bonita… son personas increíbles, con un inmenso sentido del humor y te hacen las cosas fáciles.

Cuando acabamos la sesión les dije que el primer post que escribiese iría dedicado a ellos… Lo prometido es deuda.

Deja un comentario