Vejer: shopping, cultura y moda

¿Qué tiene Vejer de la Frontera (Cádiz) que enamora y engancha? Era pequeño cuando mis padres me llevaron por primera vez a esta bella localidad de calles blancas (y cuestas). Luego volví en varias ocasiones, pero desde 2013 la visito una vez al año como mínimo. Si solo tengo una oportunidad para ir, elijo julio, por su Vejer Weekend Fashion (VWF).

VWF nació como un pequeño festival de artesanos, artistas y amantes de la moda, pero se ha convertido en solo tres años en un fin de semana cada vez más indispensable para blogueros, diseñadoresempresarios de distintos puntos del país.

El eje que va desde su Casa de la Cultura (donde la diseñadora sevillana Myriam Hurtado estuvo presente con sus creaciones) a la Muralla de la Segur y la Iglesia del Divino Salvador se convierte en el centro neurálgico del municipio durante tres días. Exposiciones, instalaciones, charlas, desfiles (hablaremos de ellos en otro post), catas y actuaciones en directo lo inundan.

En su showroom he descubierto este año firmas como Ad Sombrerería. Sus diseños atrevidos y tocados para bodas (de porcelana y cristal) me llamaron la atención. También los collares-cinturones de la Hoja azul; los artículos de decoración de Sonia Trenado; los trabajos de Pnitas; los bolsos de corcho con ilustraciones de The Pez; las pulseras étnicas de Kukitas; o las obras de arte en crochet de Crochet Editor, entre otras.

Además, conocí un poco mejor a Raúl Rosillo (visual artist in fashion films), a los diseñadores Antonio y Fernando García y a la empresaria y directora de la agencia Doble Erre Raquel Revuelta. Carlos Telmo, experto en protocolo, los entrevistó. De Rosillo me quedo con su personalidad y su sueño: organizar una ópera. De los hermanos García, responsables de la firma Antonio García, con su cercanía, sus vivencias y sencillez. Y de Revuelta, con su apuesta por Andalucía a la hora de desarrollar nuevos proyectos.

Un fin de semana excepcional, porque también pude disfrutar de sesiones en directo de David Delfín y de los chicos de Obbio Club (Sevilla), además de conocer a la responsable de Tarumba, firma responsable de La esencia del Paraíso, una fragancia fresca y joven que rinde homenaje a Cádiz. He vuelto a Sevilla cargado de risas, de buenos momentos (ver amanecer en una pequeña terraza fue uno de ellos) y, sobre todo, del cariño de grandes amigos.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario