Viaje a Oriente

China y Japón son dos de los países marcados en rojo en mi larga lista de destinos por conocer. Su milenaria cultura sigue despertando la curiosidad en Occidente, a pesar de que Oriente ya no está tan lejos de Europa como lo estaba hace más de seis siglos, cuando un comerciante veneciano, de nombre Marco Polo, inició un viaje que lo llevó a descubrir parte de esas tierras.

Orient Affaires, la colección que Sánchez Murube presentó en Pasarela del Sur, es un homenaje a Oriente, a sus formas elegantes y a su refinado y delicado arte en el vestir.

Vestidos con mangas amplías, confeccionados en tejidos delicados, se mezclan con otros de clara inspiración en los tan codiciados y trabajados quimonos de seda del país del Sol Naciente.

El objetivo: moldear el cuerpo femenino y dejar entrever a través de los escotes la delicada y fina piel de las bellas geishas que se atrevan a llevarlos.

Pero también hay pantalones que se combinan con tops y blusas. Faldas con volumen con mucho gusto a los años 40 y 50 del pasado siglo. Vestidos con cuello esmoquin. Y diseños con paillettes para deslumbrar como verdaderas estrellas en alguna que otra noche repleta de glamour o con ese estampado floral tan propio de las ilustraciones orientales en las que se basaban los delicados y apreciados bordados chinos.

Como complementos, guantes altos, como los que Rita Hayworth lució en aquella mítica escena de Gilda, en la que cantaba Put the blame on Mame, en la que muchos vieron una elevada carga erótica para la época; o alguna que otra cartera.

Gris, naranja, berenjena, rojo, verde, azul, fresa, negro, rosa…  inundan esta colección, juntos o por separado. Hasta en las propuestas nupciales. El gris de tintes plateados da paso al rosa palo en vestidos de novia con mucho sabor vintage, adornados con aplicaciones cerámicas, que enamorarán a quienes los vistan.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario