Viena imperial

Este año lo he comenzado con muy buen pie, viajando a Viena con dos grandes amigos. La hermana de uno de ellos y su marido nos abrieron las puertas de su casa e hicieron de guía durante cuatro días.

Los rincones de su casco antiguo reflejan el esplendor de la capital del Imperio Austriaco (siglo XIX). El emperador Francisco José I, marido de Elisabeth Amalie Eugenie Herzogin in Bayern, duquesa de Baviera, más conocida como Sissi o la emperatriz Isabel, están muy presentes, ya que durante su reinado se construyeron muchos de sus edificios.

Nuestra visita fue a en enero, pero ni hubo nieve, ni lluvia ni mucho frío, así que nos dedicamos a pasear por el centro histórico, a contemplar sus palacios, sus plazas, jardines (el Palmer House, convertido hoy en restaurante no hay que dejar de verlo), distritos y mercados.

También a saborear las especialidades de la cocina austriaca y a disfrutar de las innumerables terrazas que ofrece esta ciudad europea. La del Museo Leopold, para tomar un café. La del 25hours Hotel, para el afterwork, para contemplar las vistas de la Viena antigua y moderna con un gin tonic en la mano.

No faltó algo de shopping, ni una incursión en la noche vienesa. Iba a ser corta y acabó casi de día. Os recomiendo, Motto. Perfecto para cóctel, cena y primera copa. De los locales más chic de la capital. Música en directo y servicio estupendo. Para seguir, Volksgarten, una de las mejores discotecas de Viena.

Si podéis visitarla durante el fin de semana, no os perdáis el mercado de antigüedades ni dejéis de pasear el domingo por el Prater, la zona verde más grande de la ciudad, junto al Danubio, donde es posible hacer deporte, montar a caballo, comer al aire libre y terminar en el parque de atracciones más antiguo del mundo. ¡Deseando volver!

¡Hasta pronto!

Deja un comentario