METAMORPHOSIS, la evolución de Mónica Méndez

Hace frío, pero en Sevilla empieza a oler a albero, a baile por sevillanas… Enero y febrero son los meses de la moda flamenca por excelencia y ya empezamos a ver las tendencias que se pasearán en Real de la Feria. Mónica Méndez lleva más de 20 años en el sector. Empezó muy joven y, a pesar de las dificultades, ha logrado mantenerse en lo que le gustaba, sorprendiendo cada año. La VII pasarela We love flamenco acogió la presentación de su último trabajo. METAMORPHOSIS, la evolución de Mónica Méndez, ha tenido una gran acogida.

La colección, muy versátil, por contar con diseños que pueden perfectamente pasar por elecciones tops para eventos que nada tienen que ver con ferias y romerías, incorpora elementos de tendencia, como el corte midi, cuerpos de corsetería, flecos, encajes, transparencias y mangas estructuradas, junto a líneas más clásicas.

METAMORPHOSIS se inspira en la flamenca que toda mujer siente en su interior desde la niñez a la madurez. Esa transformación es la que ha inspirado su trabajo, su hilo conductor y su nombre. Y es que METAMORPHOSIS es el proceso biológico por el cual un animal se desarrolla desde su nacimiento hasta la madurez, por medio de grandes cambios estructurales y fisiológicos. Tal es el cambio que experimenta una niña hasta convertirse en mujer, y la evolución que Mónica Méndez ha experimentado desde sus primeras flamencas hasta las actuales.

Blanco, negro, lunar…

La paleta de color va desde el blanco al negro, pasando por colores neón y tonos vibrantes, que se mezclan en los estampados y lunares. Encajes, puntos elásticos y batistas muy ligeras con lunar devorado se unen a prints exclusivos creados para la firma en esta colección, en la que se aprecian líneas y toques de los años 70, 80 y 90 del pasado siglo, de rabiosa actualidad.

En METAMORPHOSIS Hay faldas con vuelo, con y sin volantes; faldas de encaje o de flecos anchos; corpiños con maxiflecos; blusas con volantes o con mangas románticas; conjuntos de dos piezas; vestidos de corte midi, con bolsillos; vestidos camiseros… Se puede elegir. El problema es escoger un solo modelo…

“La idea es que cada flamenca se sienta, además de guapa y única, cómoda, de ahí que los tejidos que utilizamos se adapten al cuerpo y al movimiento de la mujer”, explica la propia diseñadora.

Los diseños de Mónica Méndez se completan con los accesorios diseñados en exclusiva por la firma sevillana Lamágora, que ha rescatado piezas antiguas de bisutería y creado otras en la misma línea, entre lo vintage y lo pop, tomando como punto de partida el dorado, las formas geométricas y las tachas grandes. Y algunos con sombreros de ala ancha, de la firma Azahara (Fuengirola, Málaga).

La modelo, blogger e instagramer Martina Mera fue la encargada de abrir y cerrar el desfile.

Fotos: We love flamenco

Deja un comentario